Refranero

Los refranes son dichos populares, frases breves con carácter  sentencioso que de forma anónima se transmiten oralmente de generación en generación. Hay todo tipo de refranes, muchos de ellos relacionados con las tareas del campo, las estaciones o la meteorología,  de los que se desprende una enseñanza o moraleja. Son también el reflejo de las costumbres, hábitos y pensamientos de un pueblo.

En el refranero andaluz encontramos variedad de dichos referidos al olivar, al aceite y a la aceituna.

  • Con lo peor del aceite darás a tu trigo afeite.
  • “Hazme pobre y te haré rico”, dice el olivo al talador.
  • El olivo hacerte ha bien si le haces mal.
  • Aceite de cepas, marido, que me fino.
  • Quien el aceite mensura las manos se unta.
  • Aceituna, una.
  • Aceituna, una es oro; dos, plata, y la tercera mata.
  • Aceituna, una, y si es buena, una docena.
  • Olivo y aceituno, todo es uno.
  • Oliva, olivo y aceituno, todo es uno.
  • Fortuna y aceituna, a veces mucha y a veces ninguna.
  • No bebas en laguna ni comas más de una aceituna.
  • Casa de padre, viña de abuelo y olivar de bisabuelo.
  • Olivares, de tu abuelo; higueras, de tu padre, y viñas de ti mismo.
  • Olivar plantado en noviembre, él lo dice aunque tú no lo mientes.
  • Olivo vareado, para otro.
  • Aceite y romero frito, bálsamo bendito.
  • Aceite y vino, bálsamo divino.
  • Aceituna comida, hueso fuera.
  • Aceitunas agrias o amargas, pan en ellas.
  • Aceitunas amargas, con el vino se pasan.
  • El aceite de Aparicio no es santo, pero hace milagros.
  • El aceite, en callando; la manteca, chirreando.
  • El aceite es armero, relojero y curandero.
  • La aceituna la da Dios y el aceite, el maestro.
  • Aceite de oliva, todo mal quita.