Montefrío se sitúa en la parte noroccidental de la provincia de Granada, en la comarca de los Montes Occidentales y a 57 kilómetros de la capital.

desarrollo histórico está ligado al arco fronterizo que separaba el Reino de Granada de los territorios de dominio cristiano, y aunque este carácter ha marcado el desarrollo posterior de la localidad, como puede verse aún hoy reflejado en su arquitectura y entramado urbano, el origen del poblamiento es mucho anterior. Los estudios arqueológicos realizados en el ámbito territorial de Montefrío atestiguan la presencia humana desde tiempos remotos, manteniéndose a lo largo de los siglos a través de diferentes civilizaciones.

En el paraje conocido como “Peñas de los Gitanos” han sido encontrados restos humanos desde el Neolítico. En la zona se han identificado cinco cuevas con material lítico y óseo. Los sepulcros megalíticos del Castillón, la Camarilla y el Rodeo, unas estructuras complejas de enterramiento en cámara (algunos con pasillo) datados en los inicios de la Edad del Cobre. El poblado neolítico de los Castillejos, que se mantuvo hasta época iberorromana. La necrópolis tardorromana, muy próxima a época visigoda, del Cortijo del Romeral; o el yacimiento altomedieval del Castellón, son ejemplos de una presencia humana que habitó la zona sin interrupción hasta el siglo X y que hacen del lugar un verdaderoparaíso arqueológico. La importancia de este territorio queda atestiguada con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) por el Real Decreto 118/1196, de 26 de Marzo.

La fundación del pueblo en sí de Montefrío se remonta, según LAFUENTE ALCANTARA, a época fenicia. Pero habrá que esperar a su etapa musulmana para que la población empiece a tener relevancia, siendo enclave fronterizo del límite noroccidental del Reino Nazarí de Granada. De esta época se conservan restos de algunas de las numerosas torres atalayas que debieron existir en la zona, como por ejemplo la Torre de los Anillos, la de los Guzmanes y la de los Cortijuelos. La importancia estratégica que tiene en estos momentos la localidad se manifiesta en la construcción de su fortaleza, mandada erigir por Yusuf I y encomendada al alarife mayor de la Alhambra.

La toma de Montefrío en 1486 supuso cambios en la villa y el comienzo de un nuevo periplo histórico, tan rico en manifestaciones como los anteriores. La renacentista Iglesia de la Encarnación, o de la “Villa”, trazada por Diego de Siloe, se asentó con audacia en el espacio anteriormente ocupado por la fortaleza musulmana, marcando el inicio de otras obras artísticas de gran envergadura que poco a poco fueron conformando la actual imagen de la localidad.

La antigua Ermita de San Sebastián, construida en el siglo XVI; el Antiguo Ayuntamiento, mandado construir por D. Gil Bartolomé a finales del siglo XVI; la Espadaña del antiguo Hospital de San Juan de los Reyes, fundado en el año 1500 gracias a la donación de D. Juan de Carrión, escudero de los Reyes Católicos; el Convento de franciscanos de San Antonio, obra de gran belleza y teatralidad de época Barroca; el actual Ayuntamiento, antigua casa señorial de finales del s. XVIII; el Pósito de grano, erigido en el marco de las reformas Borbónicas; y la original Iglesia redonda de la Encarnación, construida en estilo Neoclásico por Monteagudo, son ejemplos de la variedad y grandeza patrimonial del pueblo de Montefrío. Este conjunto histórico fue declarado BIC en 1982 (BOE 181/1982, de 30 de Julio).